«Sensaciones Akásicas» 

© Juan Manuel Bonet

En su estudio del Madrid del centro, no muy lejos del Paseo del Prado, pinta durante largas horas al día la holandesa Angelica o Angie Kaak, que nos llegó hace tres lustros desde el Norte, desde su tierra natal, desde un polder heroicamente arrebatado al mar. Seguimos su trabajo por lo menos desde 1992, fecha de su primera individual, celebrada en la desaparecida Galería Columela, y de su autorretrato como “La diablesa”, y de su presencia gracias a una beca en la localidad almeriense de Mojácar, donde pintó piedras, rocas, viejas torres de vigilancia y defensa de la costa… Seguir leyendo 

 

Proyectos