¿Alguien quiere una Manzana?

Dibujos a partir de un sueño, en la cual voy como Eva, paseando con Adán por el paraíso y veo de nuevo una manzana en el árbol prohibido.
Esta vez, pienso volver más tarde, en privado, para probar la manzana.
Así me siento mas responsable y queda resuelto el asunto de la culpa.
Si me gusta la manzana, la compartiré con quién la apetece y se sienta responsable sobre sus actos, emociones y pensamientos.
Me despierto y cada día durante una temporada, debujo una manzana.



.